Andrés Sobrino en Smart Gallery

Andrés Sobrino, (Tucumán, 1967) es diseñador gráfico y artista visual, premiado por la Asociación Argentina de Críticos de Arte (2001 y seleccionado para el VI Premio Klemm (2002).

Expuso en 2009 en el Centro Cultural Recoleta, en el MACBA, Proa, Fundación Telefónica y también en galerías privadas como  Smart Gallery donde vuelve a presentarse con la muestra “Al borde del objeto”.

Artista inserto en la geometría, el montaje constituye en sí mismo una gran instalación: algunos cuadros de gran tamaño están apoyados en el suelo, hay objetos o esculturas geométricas, otros cuadros de pequeño tamaño constituyen series que dialogan entre sí y que el contemplador debe recomponer.

Están todos los elementos de la geometría. Triángulos, cuadrados,      rectángulos, trapecios, rombos, pentágonos y un largo etcétera con colores que como confiesa el artista, no los prepara sino que pertenecen a la pintura sintética que elige de un catálogo de la pinturería.

Siempre se destacó por el brillo otorgado a los distintos planos con los que construye sus obras, lo que deriva en un conjunto reluciente, compacto en tonalidades en los que predominan negros, blancos, amarillos.

Su obra responde a los cánones de la abstracción geométrica, despojado, por supuesto, de toda representación. Y aunque ya estamos lejos de manifiestos o dogmas de los momentos en que aparece en escena, la idea de pura abstracción en 1917, se origina en  Piet Mondrian cuando combina planos de color puro con formas geométricas .

Desde ese entonces los derivativos de esta corriente son infinitos y las escuelas que se desarrollaron en Europa y Estados Unidos fueron el faro para futuros movimientos que a los que adhieren incontables artistas en todas partes del mundo sin obviar por supuesto  su desarrollo en América Latina que comienza en el Río de La Plata, se difunde hacia San Pablo, Río de Janeiro, Caracas.

Julián León Camargo, autor del texto presentación de la muestra señala que 2toda frontera, todo límite, todo borde, es imaginario. Pintura, cuadro, objeto, son líneas imaginarias trazadas para separar unas de otras”.

En el lenguaje actual son meras convenciones a las que pensamos, no es necesario renunciar, pero una mirada abarcativa sobre el conjunto de esta exposición da como resultado un cierto magnetismo, sea por el brillo, el color, las formas convencionales o no, esto ya no importa.

Lo que sí importa es el efecto sobre el visitante, en el que despierta  cierta atmósfera espiritual.

Cierra el 25 de octubre.

Av. Alvear 1580. P. B  Lunes a Viernes  de 13 a 19hs

 

Publicado en Ambito Financiero