Remedios Varo en el MALBA (nota y audio)

Audio: Radio Conexión abierta «Pinceladas y otros condimentos»

 

El MALBA inauguró su temporada artística 2020 con la exposición antológica “Constelaciones” que cubre el período 1938-1963  de Remedios Varo (Angles, Girona, 1908- Ciudad de México , 1963.

La curaduría a cargo de Victoria Giraudo (Malba) y Carlos Molina( MAM, México) se centra en las obras realizadas durante el exilio de la artista en México a partir de 1942 constituida por 35 pinturas, 11 dibujos y 60 bocetos.

Ha sido dividida en 5 núcleos: afinidades (s)electivas, signos,  bestiario, maquinaciones, Eros /Thanatos y un apéndice documental “Las manos de Remedios”.

Una muestra extraordinaria que requiere más de una visita para tratar de aprehender su simbología,  lo onírico, la alquimia, la gracia , el humor de ciertas escenas con la presencia de la muerte , tan sutilmente tratada.

Su formación en la Real Academia de San Fernando fue tradicional  y estudió las leyes de la perspectiva con su padre, un ingeniero hidráulico. De allí la presencia de extrañas máquinas en muchas de sus obras que también inventó.  Están presentes la botánica y la zoología, la música,       las ciencias ocultas como la magia y la astrología, se interesó en escritores como Aldous Huxley,

en los relatos borgeanos, realizó estudios sobre psicoanálisis y las teorías de Gurdieff y Ouspensky además de sus experiencias a causa de numerosos viajes y mudanzas.

María de los Remedios Alicia Rodriga Varo formó parte del México Surrealista que estaba integrado por el poeta francés Benjamin Péret , su compañero durante muchos años y fiel surrealista de la primera hora que permaneció en París junto a Breton hasta la muerte de éste en 1966, la pintora británica Leonora Carrington, la poeta francesa Alice Rahon, la fotógrafa suiza Eva Sulzer, el escultor español José de Horna  y la fotógrafa Katy Horna , también Roberto Matta, Robert Motherwell y algunos nombres célebres mexicanos como Gunther Gerszo y Octavio Paz.

Cuando Remedios Varo se separa de Péret , conoce a Walter Gruen un vienés exiliado en México que pasó por Dachau y Buchenwald  y que además se convierte en su mecenas. Es entonces cuando su obra comienza a consolidarse ya que la artista encontró en él y en México la “calma y el tiempo para pensar y crear”.

Extraño hechizo provoca la pintura de Remedios Varo ya que las asociaciones entre sueños, objetos y personas hacen de su obra un universo mágico, de un misticismo inconfundible.

Sus temas: la ciencia, la tierra, el espacio,  una parte de su obra pertenece al surrealismo en el que no debe quedar encasillada,  pero otra es el conjunto de sus propios sueños, de su fantasía y de lo enigmático en una obra absolutamente personal e íntima en cuadros generalmente pequeños que se contrapone al México muralista y al surgimiento del informalismo.

Durante el recorrido de la muestra  se señala que el resultado de su imagen es producto de una intensa documentación.

No podemos dejar de señalar algunos cuadros: “Creación de las aves”  (1957)perteneciente al Museo de Arte Moderno de la Ciudad de México. Una mujer-pájaro con cara de lechuza que lleva un extraño pincel conectado a un violín situado en su pecho. En la otra mano sostiene una lupa triangular que refracta la luz de una estrella hasta la página donde un pájaro recién creado está a punto de salir volando.

“Mujer saliendo del psicoanalista” (1960): ella viste un manto verde, su cabellera es blanca. Lleva en su mano derecha un reloj y una llave. En la izquierda sostiene la cabeza de un hombre como si estuviera por arrojarla a un círculo en el piso.  

Otras obras deslumbrantes: “Valle de la luna” (gouache s/ cartulina), “La calle de las promesas ocultas” (dibujo, 1956), “Naturaleza muerta resucitando” , dibujo a lápiz s/papel manteca, 1963),

“Bordando el manto terrestre”  de 1961 muestra parte de su estada en el convento al que concurrió en su infancia y las largas , tediosas horas frente a un bordado mientras alguien les lee. El manto que bordan las niñas prisioneras es la imagen del mundo, un paisaje con torres, lagos, árboles, barcos.

Se ha editado un catálogo español-inglés con las reproducciones de las obras expuestas y textos de los curadores. Se incluye un ensayo de Victoria Cirlot, especialista en cultura y literatura medieval que profundiza en el mundo espiritual de la artista.

Una muestra imprescindible que cierra el 15 de junio.

Av. Figueroa Alcorta 3415. Entrada general  $ 280  

 

Publicado en Ambito Financiero