El Centro Cultural Coreano. (nota y audio)

Radio Conexión abierta «Pinceladas y otros condimentos»

 

Buenos Aires siempre depara sorpresas y a pesar de haberse inaugurado a fines de 2018, Ambito Financiero tuvo recientemente la oportunidad de conocer el Centro Cultural Coreano.

Se encuentra en la sede del ex Palacio Bencich construido en 1914 a la manera del gran hotel francés, totalmente renovado gracias a la compra del mismo por el estado surcoreano. Se ha mantenido la tradición arquitectónica porteña de la época con una impronta surcoreana, con diseños, decoración y mobiliario realizados en el país asiático.  Responde así a la intención de la República de Corea de estrechar lazos con la Argentina , reflejando la expansión y consolidación de la cultura coreana.

2000m2 donde hay diversos espacios , por ejemplo, la sala Hanbok, dedicada a los vestidos tradicionales que se utilizan para festividades y espectáculos. Se caracterizan por la diversidad de colores, sus distintas capas de tela y la cantidad de prendas utilizadas.

En la sala Hanok se encuentran las cámaras tradicionales, diseñadas para el hombre y la mujer, denominadas saranbang y gyubang respectivamente.

La sala Hansik está dedicada a la comida. Entre la gran cantidad de platos se destacan las vasijas donde se cocinan los alimentos fermentados, Kimchi. Un espacio muy colorido por la representación de estos platos tradicionales y las  vasijas llamadas onggis pertenecientes a diferentes regiones del país.

Otra sala está dedicada al alfabeto coreano cuyas 24 letras están inspiradas en los órganos vocales que permiten combinar un número casi infinito de palabras. Aquí también hay un espacio para el Hallyu, la ola coreana relacionada con el K- Pop.

“Minhwa”- Los Colores de Corea” es el título de la actual exposición temporaria. Se representan animales, plantas, escenas de caza, sinogramas o sistema de escritura basado en los caracteres chinos, bibliotecas literarias, que tuvo su auge a fines del siglo XIX en la última etapa de la dinastía Joseon (1392-1897).Se la conoce como la pintura hecha por el pueblo que expresa deseos como longevidad,  riqueza,   suerte, protección. Atrae por los colores  y entre las obras destacamos “Chaekgado”  de la artista Bae Hyangsuk . Su obra , de características geométricas, pertenece a aquellas que solían colocarse sobre la biblioteca como forma de venerar el mundo erudito y con el fin de poder tener éxito en asuntos académicos. Esta muestra cierra el 7 de febrero.

En la planta superior se dedica una sala a Kim Yun Sin, artista nacida en 1935, graduada en la Escuela de Artes de la Universidad de Seul  perfeccionándose en  L ‘Ecole de Beaux Arts de Paris.

Llegó a Buenos Aires en 1984, realiza exposiciones en la Argentina y en el exterior.   Su pintura une la naturaleza y la geometría. También se destacan  sus  esculturas  de  carácter totémico.

Es fundadora del museo que lleva su nombre en la calle Felipe Vallese 2045, organización sin fines de lucro y que también promueve el intercambio cultural entre los dos países.

El Centro Cultural Coreano, Maipú 972,   está abierto de lunes a viernes de 9 a 18hs. Entrada libre y gratuita.

Publicado en Ambito Financiero