María Suardi en The Art Gallery

En el texto del catálogo de la exposición “María Suardi en 3D”, su autor, Rubén Betveder, señala que el núcleo iconográfico de su cosmogonía es indudablemente el cuadrado sensibilizado.

No se puede soslayar, a propósito de este concepto, el de Kazimir Malevich respecto a su cuadrado negro al que consideraba emancipador, liberándolo en su nuevo espacio. Joseph Albers percibía el cuadrado como el umbral renovable para un viaje interior y las cuadrículas de Mondrian que aluden a la arquitectura y a la luz.  Y Donald Kuspit , destacado crítico de arte neoyorkino, se refiere a la fascinación por el cuadrado y su atracción hipnótica ya que es una de las figuras geométricas más frecuentemente y universalmente implicada en el lenguaje simbólico.

En muchas religiones, cuatro es el número del cuadrado, era el más perfecto de los números ya que era el número del intelecto y de las letras para referirse al nombre de Dios: Allh en el Islam, JHVH o YHVH en el judaísmo. “en algún sentido el cuatro es aquel de la Divina Perfección. Quizás Albers no sabía que cuando homenajeaba al cuadrado, estaba adorando a Dios”.

¿Qué hace María Suardi con el cuadrado? En primer lugar, hipnotizar al observador con círculos y semicírculos en gofrados y pintura acrílica, triángulos que sugieren movimiento por el color y los cortes que ocupan todo el espacio y que en algunos casos rotan, es decir, la sensación de movimiento   está dada por la combinación cromática en la que el níveo blanco también es protagonista.

Tanto los círculos como los triángulos están construidos teniendo en cuenta un equilibrio dinámico. Otras de las características de esta artista rosarina de vasta trayectoria  es la obsesión por la perfección formal, la constante reformulación  de un arte que no está limitado por fronteras geográficas ni ideológicas, que ha atravesado diferentes estéticas derivativas y que ha adoptado diversos formatos físicos.

Las obras exhibidas actualmente en The Art Gallery, juegan, experimentan con la percepción visual. Es un juego abierto, la creación de un cosmos único en sí mismo. La abstracción geométrica con la que Suardi se expresa constituye una infinita fuente de inspiración para artistas de todo el mundo sobre los que se han escrito y se siguen escribiendo innumerables ensayos ya que aquellos que abordan esta disciplina siempre encuentran un lenguaje que los identifica.

Maria Suardi vive y trabaja en Rosario. Es una activa docente e investigadora en nuestro país y  fue becada por el Consejo Británico para realizar cursos de serigrafía en Slade School of Fine Arts de la Universidad de Londres, así como por el Gobierno Italiano para cursos de arte gráfico en Urbino y por Partners of the Americas para investigar sobre “Educación por el Arte en Los Angeles, E.E. U.U. Trabajó como artista residente en la Facultad de Arte , Diseño y Humanidades de la Universidad de Brighton , Inglaterra. Su obra se encuentra en museos e instituciones públicas y privadas, nacionales y extranjeras

En 2018 fue declarada Artista Distinguida de la Ciudad de Rosario en reconocimiento a su labor y extensa trayectoria nacional e internacional por el Concejo Municipal de Rosario.

Clausura el 30 de agosto. Lunes a viernes de 16 a 18hs.

Uruguay 967/9

Publicado en Ambito Financiero