Londaibere en el Moderno

El Moderno dedica varias salas a “Alfredo Londaibere- Yo soy santo”, exposición antológica del artista nacido en Buenos Aires en 1955 y fallecido en 2017.

Artista del Centro Cultural Ricardo  Rojas creado en 1984 como Extensión Cultural de la Universidad de Buenos Aires dirigió la galería de arte entre 1997 y 2002 y fue coordinador de los talleres de dibujo y pintura.

Bajo la curaduría de Jimena Ferreiro, autora junto a Rafael Cippolini y Mariana Cerviño   de los textos del excelente libro bilingüe, castellano-inglés, publicado por el Museo de Arte Moderno que acompaña la muestra, se exhiben más de 100 obras pertenecientes a colecciones privadas y al acervo Londaibere cuidadosamente catalogado y preservado.

Ferreira señala que “fue un pintor para quien decir pintura equivalía a decir arte y viceversa así como dedicaba religiosamente ocho horas diarias para la ejercitación en el taller en pos de alcanzar una identidad visual propia”.

“Yo soy santo” es el título de una de las obras expuestas y que da también título a la exposición, cuenta la historia de su devenir religioso a través de las imágenes que produjo.

Londaibere comenzó a exponer en el Rojas, estaba relacionado con Gumer Maier y con Marcelo Pombo a través del Grupo de Acción Gay, practicó experiencias de psicodrama con el psicoanalista y dramaturgo Tato Pavlovsky, practicó yoga y danza, admiraba a artistas como Xul Solar, Torres García, Hilma af Klint, artista sueca pionera del arte abstracto que este año fue objeto de una importante muestra en el Guggenheim  neoyorkino y cuyas influencias se visibilizan durante el recorrido de la muestra.

También abrazó la religión Umbanda que se reflejó en obras en las que cita a Orixas con sus correlatos cristianos de  San Sebastián, San Jorge y el dragón.

Hacia 1996 ingresó al taller de barracas dirigido por Luis Benedit y Pablo Suárez donde realizó pinturas cuyos bastidores estaban rodeados por alpaca. Entre estas obras están aquellas en las que ciertas palabras tienen protagonismo, por ejemplo, “verdad”, “justicia”, “caridad”.

Durante el recorrido encontramos obras que admiramos en su momento, la serie “Venecia”, de 2001,témperas sobre litografías de lugares emblemáticos de la ciudad intervenidas con osadas formas geométricas. Otra corriente que influyó en su obra fue el POP, pero muy lejos de la imagen pulcra y ascética, en realidad un POP vernáculo de deshechos con latas aplastadas. También personajes del comic se cuelan en paisajes que remiten a pinturas clásicas.

Se destacan pinturas, collages, assemblages con exvotos e íconos sincréticos, sus flores geo de gran tamaño, debe recordarse su  participación en la muestra en este museo también curada por Jimena Ferreiro en 2014”El teatro de la pintura. Artistas argentinos en diálogo con Sonia Delaunay”.

Londaibere recibió el Primer Premio de Pintura del Banco Central, el Primer Premio Fundación Andreani y el Segundo Premio del 10° Concurso UADE de Artes Visuales.

En el libro se publica también un fragmento de una entrevista al artista por Gustavo Bruzzone  en noviembre de 1995 en la que Londaibere da cuenta de sus comienzos , de su proceso creativo, su crítica al intento de inserción en el mercado y en ciertos circuitos de algunos artistas y de  curadores  no abiertos a una experiencia visual de percepción.

En suma, una muestra de un artista perteneciente a un momento en el que se reformulan las ideas acerca de la abstracción geométrica, el arte minimal, la inclusión del kitsch y del comic,  otro abordaje de la figuración, a muchos se los calificaba como artistas light, calificación que ha cambiado con el paso del tiempo después de importantes muestras antológicas como la que aquí se comenta .

Clausura el 1° de  Marzo. Av. San Juan 350.  Lunes, miércoles, jueves y viernes de 11 a 19hs.  Sábados y domingos de 11 a 20 hs.  Entrada  $ 50 . Miércoles gratis.  

 

Publicado en Ambito Financiero